dijous, d’abril 30, 2009

BATTIATISMO



No sé desde cuándo soy adicto a este tipo. Sé que ha ido unido a casi todo lo que me ha pasado desde que realmente -para bien y para mal- me pasan cosas. El primer disco suyo que descubrí -yo y tanta gente- fue aquel Ecos de danzas sufí grabado por algún amigo en cassette y que tanto gustaba a mi madre. Quizás ese sea el primer recuerdo. Soleados sábados por la mañana en mi habitación mientras mi madre, en la contigua cocina -y las ventanas abiertas sobre el deslunado: las sombras y las luces del inminente verano- insólitamente me pedía que subiese el volumen. De aquel disco, y después de tantos años, Sentimiento nuevo aún me sigue pareciendo la mejor invitación a la vida -el caso es que funcionó- de aquellos tiempos tan buenos como extraños.

Donde tantos vieron y ven letras absurdas yo ví versos deslumbrantes, intensas y hermosas imágenes de juventud evocadas desde el mismísimo sur, emociones y sensibilidades que quizás -sólo quizás- no existen y yo me invento. Con eso bastaría. Pero además le reconozco a Franco Battiato una suerte de magisterio moral al que recurrir de vez en cuando: en plena exaltación para acrecentarla; en bajada libre para aminorarla. Cuando ya no esté, además de quedar algo huérfanos unos cuantos, todos habremos perdido un personaje excepcional y un hombre machadianamente bueno.

Lo peor es bregar -aunque en realidad ya casi no lo hago- con los que nunca se tomaron la molestia de oírlo de verdad, con tantos que desprecian cuanto ignoran y que se quedaron con cierta sátira barata de algunas de sus canciones. Es un gesto conocido, repetido, una media sonrisa con la que se desprecia lo musical del personaje pero se le perdona la vida -a Battiato y de paso a ti mismo-, atendiendo principalmente al físico del cantante, fácil para la caricatura y la sal gruesa.

La realidad es que lleva más de cuarenta años haciendo música y reinventándose continuamente, siendo inmensamente respetado por la crítica mejor de Italia, mezclando magistralmente lo inmezclable, haciendo óperas, canciones, cine y hasta una editorial de temas esotéricos, faceta ésta última que no es de mi aprecio ni interés -volteriano que es uno-, pero que con las vueltas que da esto quién sabe si, dentro de unos años, acabaré místico perdido y leyendo esos libros vestido con un sari -y nada debajo, of course- sentado a la sombra de un olivo. Battiatista hasta el final.

Mañana mismo me compraré su último disco -Fleurs 2- para rendir tributo al maestro y para seguir con el caro y enfermizo coleccionismo que gozosamente cultivo sin posibilidad de arreglo. De momento me quedaré esta noche Aspettando l´estate, oyendo una y otra vez ese estribillo hermosa y perdidamente podrido de melancolía que tanto me gusta.

Anche se non ci sei
tu sei sempre con me
per antiche abitudini
perchè ti rivedrò
dovunque tu sia.


TO THE HAPPY FEW






7 comentaris:

morena ha dit...

"Yo quiero verte danzar como los zíngaros del desierto con candelabros encima, o como los balineses en días de fiesta.
Yo quiero verte danzar como derviches tourneurs que giran
sobre la espina dorsal al son de los cascabeles del kathakali"

besos

Un rincón apartado ha dit...

Per casualitat el vares vore a Burjassot fa un parell d'anys?

Juan Antonio ha dit...

Además de suscribir palabra por palabra tu post como enfermo battiatista que soy -en gran parte contagiado por ti a través dil tuo fratello-,quisiera insistir en ese aspecto "primaveral" de la poesía y la música de Battiato; así como a Leonard Cohen nada le sienta mejor que una oscura y fría tarde-noche de invierno, lo mismo pasa (o mejor dicho, me pasa) con Battiato en los meses del nacimiento del sol.

Cambiando un poco de tema, ¿has leído algo de Saul Bellow? Estoy terminando su monumental novela "El legado de Humboldt", y me da la impresión de que podría pasarme la vida releyéndola (cosa que no haré por si me quedo agilipollao ya del todo). Urbana, yanqui y seriamente esotérica, por cierto...

Pues nada, yo te la recomiendo y tú me plachas lo nuevo del gran Franco, ¿estamos?

angresola ha dit...

Morena: más besos para usted.

J: Sí que estiguí a Burjassot. Va ser en maig de l´any passat. Després de que suspengueren per la pluja el dia fixat, una setmana després allí estiguerem de nou. El concert era a les 10´00 i des de les cinc ja estàvem per allí calfant motors. Crec que varem ser els únics del concert que estàvem notoriament bufats. Memorable vesprada-nit primaveral.

Juan Antonio: Muy acertada la identificación battiática con la primavera o el verano.
De Bellow leí hace mucho tiempo Herzog, que me gustó mucho y me pareció un Woody Allen pero en serio. El Legado de Humboldt lo tengo en la mesita de noche. Ja en parlarem.

Abrazos a todos.

Anònim ha dit...

Esteeeee, qué le iba a decir, yoooo...he militado en la innoble legión de los burladores sin fundamento. Podría justificarme más o menos, pero creo que no lo intentaré. Humildemente humillo la cerviz, pliego las manos y me retiro en pasitos cortos de geisha.

diafebus

pilimulf ha dit...

Hola, invito a todos los admiradores de Franco Battiato a escuchar esta radio específica que gestiono desde agosto, Radio Battiatohispano: http://www.radionomy.com/battiatohispano.aspx http://listen.radionomy.com/battiatohispano.m3u
Es un proyecto que merece tener éxito. Apoyad esta radio dedicada a Franco Battiato y su amplio mundo. Escuchad Radio Battiatohispano. Gracias. Pilar Mulas

atenea crisoelefantina ha dit...

hace año y medio vino a burjassot de concierto y fue........ simplemente genial!!!!!!!!!!!!!!!!!
nunca lo olvidaré!!